El mito del hombre-lobo es un mito que me interesa. Como lectora de literatura fantástica y de terror fue mi monstruo fetiche durante algún tiempo, casada de los modernos vampiros pijos hijos de Anne Rice.

Uno de los nombres por los que son conocidos los hombres lobo es licantropos. Este nombre se debe a la descripción que hace Ovidio de la transformación de Licaón, Tirano de Arcadia, en la mitología griega.

Licaón era un rey algo sanguinario. Se complacía sacrificando humanos en sus holocaustos a los dioses. Para ello mandaba sacrificar a todos los extranjeros que pisaban su reino y eran encarcelados. Júpiter se molestó con esta práctica cruel y abusiva, así que se disfrazó y bajó a Arcadia como extranjero. Todo el mundo vió rápidamente que se trataba de un dios, por su porte distinguido y lo llevaron a palacio. Licaón quiso entonces comprobar si el personaje era realmente un dios y podía percibir o bien era un farsante bobo. Para ello mandó matar, descuartizar y cocinar un niño pequeño, que sería servido entre los platos del festín que se le iba a ofrecer. El abominable acto horrorizó a Júpiter que con el fuego del rayo destruyó el palacio y transformó a Licaón en un lobo incapaz de hablar y con una insaciable sed de sangre.

Este es uno de los más espectaculares casos descritos, pero no el único. En la antigüedad hay varios testimonios de transformaciones en lobos, transformaciones irreversibles, o temporales. También hay descripciones de transformaciones en otros animales feroces, se describen casos de mutaciones en osos y perros en el norte de Europa, felinos y hienas en África, monos y tigres en la India, jaguares en América…
El fenómeno del hombre-lobo, o conceptos muy similares se da en todas las culturas.

Los hombres-lobo tienen muchos otros nombres: garous, galoup, loup garou, ghouls, werewolfes, berserkers… Algunos hombres y mujeres se transforman en hombres lobo por una maldición, otros por la mordedura de otro hombre lobo, o por posesión diabólica, otros lo hacen a voluntad, con hechizos y encantamientos, incluso existen recetas para transformarse en hombre-lobo. Algunos dejan su cuerpo atrás al transformarse en lobo, otros tienen una piel que les hace transformarse cuando se la ponen. Algunos guardan conciencia de que son hombres, otros no, pero todos tienen una gran rabia y sed de sangre.

La furia o furor berserker se lograba tomando un brebaje preparado con setas, esto transformaba a los hombres en la batalla en bestias llenas de rabia, perdían sus sentidos y luchaban sin miedo, no sentían dolor ni agotamiento y aunque estuviesen heridos o mutilados no caían. Pero tras la batalla caían en un sopor irresistible y algunos dormían hasta dos o tres días.

Si el tema de los hombres-lobo te interesa, hay un libro que no puedes dejar escapar: El libro de los hombres lobo (The book of Were-Wolves. Being an Account of a Terrible Superstition), escrito por Sabine Baring-Gould y publicado en 1865 por la editorial londinense Smith, Elder and Co, recientemente traducido y publicado en castellano por la editorial Valdemar (2004).
Sabine Baring-Gould, apasionado de lo fantástico, recoge en este libro las supersticiones sobre hombres lobo de todo el planeta y a lo largo de la historia de las que tuvo constancia en una exhaustiva investigación. Lo hizo desde un punto de vista escéptico y crítico. Expone y diserta sobre algunos casos, sus implicaciones y sus posibles explicaciones racionales.

Otro libro interesante es el famoso El Hombre Lobo de Paris, de Guy Endore, quizás la mejor novela sobre el mito del hombre lobo. Lo puedes encontrar en castellano recientemente reeditado (2004) en una edición muy interesante a través de Ediciones Jaguar.

Un libro de relatos cortos sobre hombres-lobo de diversos autores muy recomendable es Los Hombres-Lobo, recopilación a cargo de Juan Antonio Molina Foix, con traducción de Francisco Torres Oliver. Disponible en la editorial Siruela ( 1993-2003).

Alexandre Dumas también escribió sobre el tema, aunque es una de sus novelas menos conocidas, Capitán de Lobos, también de la editorial Valademar (2000)

Por último si deseas una versión de los hombres lobo al estilo de Anne Rice tienes la trilogía de Alice Borchardt (hermana de Anne Rice), de ambientación historica y con no mucho terror. La loba de plata (2000), La noche del lobo (2001) y El rey lobo (2003), disponibles en la editorial La factoría de ideas, aunque los dos primeros están agotados y son difíciles de encontrar.

About these ads